Desarrollo Sostenible

  • Foto: Mauricio Panozo

Luego de una década de tasas sostenidas de crecimiento económico, hubieron avances importantes en materia de inclusión social y reducción de la pobreza y la desigualdad en Bolivia. Sin embargo, este crecimiento, en gran parte, se produjo en el marco de la profundización de la dependencia primario-exportadora en el país, llevando a un modelo económico frágil y poco sostenible en términos tanto económicos como ecológicos. Los desafíos ya presentes se ven ahora amplificados y complejizados por la crisis desatada por el COVID-19.

El trabajo de la FES en esta área se dirige a generar, debatir e impulsar propuestas alternativas al modelo económico vigente, que pongan en relieve la importancia de alentar un proceso de Transformación Social-Ecológica. Este proceso implica repensar el desarrollo en Bolivia, visualizando el crecimiento económico como un elemento importante para la generación de ingreso y valor, siempre y cuando esté sustentado en la diversificación de la matriz productiva, la justicia social y la sostenibilidad ambiental.

Dada la tradición histórica de la FES respecto a la lucha por el trabajo digno como fuente de sustento de vida y bienestar, el mismo constituye un elemento crucial en este proceso de transformación. Por ello, se considera fundamental promover los debates sobre la calidad del empleo, la economía del cuidado, las brechas de género en el mundo laboral, la precarización e informalidad, y el trabajo del futuro, entre otros.

En ese marco, la FES facilita diálogos que permitan, por un lado, visibilizar los desafíos vinculados a la transición hacia un nuevo de paradigma y, por otro, generar propuestas que puedan posicionarse en el debate público. Para ello, se trabaja de cerca con miembros e instituciones de la sociedad civil, la academia, tomadores de decisión y sindicatos, para que puedan asumir como propios retos que impulsen una transformación orientada al bien común.

volver arriba